D

Los niños que contribuyen, sobre todo en beneficio de las vidas de los demás, son más compasivos y alegres.

Con el fin de crear en nuestros hijos la perspectiva del derecho, no debemos esperar que ellos contribuyan a nada más que a sus propios intereses.

El sentido de la verdadera alegría y el placer de hacer la diferencia en la vida de otros, es lo contrario de sentirse con derechos.

Por lo tanto, con el fin de crear un niño  estropeado, hay que limitar cualquier o todas las  contribuciones hechas por ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s